División Peru

 
 

La situación económica de Perú es muy irregular, la mayoría de las personas vive de lo que gana diariamente. La informalidad contractual del país no permite que las personas tengan un ingreso seguro mensual, por lo cual esto ha afectado la economía de los hogares peruanos viéndose en gran necesidad, ya que no tienen los recursos para pagar sus consumos básicos, y para enfrentar el día a día en cuanto a alimentación se refiere.

 

Hasta el momento los oficiales, con los recursos que disponen, hacen entrega de algunas canastas familiares a los hogares más vulnerables, llevando un poco de esperanza a estas familias necesitadas.

 

Ya en la zona centro de nuestro país donde el virus ha afectado fuertemente y tenemos el más alto índice de contagiados y las restricciones más fuertes los oficiales se han organizado para ir en ayuda del más necesitado.

 

Los Oficiales Directivos del Cuerpo de San Martín han realizado una campaña de recolección de alimentos y con lo que lograron recolectar pudieron llegar a 35 familias.

 

Los Oficiales Directivos hicieron un reparto de 80 canastas familiares en el sector de vulnerabilidad 50 fueron de alimentos y 30 de útiles de aseo. Ellos llegaron hasta los hogares de las personas de la tercera edad, las cuales estaban muy agradecidos por el gesto, ya que ellos son el grupo de mayor riesgo en este tiempo.

 

Los venezolanos que, debido a la situación en su propio país, han llegado a Perú con la esperanza de construir una vida mejor para ellos mismos, encuentran la situación complicada. El noventa por ciento de los migrantes trabajan en el sector informal sin contratos. Debido a la cuarentena nacional, actualmente no pueden salir de sus hogares y, en muchos casos, no han comido durante varios días. Alrededor de 560 familias en San Martín, Ica, Tacna y Trujillo han sido identificadas como particularmente necesitadas, y ahora reciben suministros de alimentos de emergencia una vez al mes.

 

Refugio de hombres de El Callao (Perú): Como ciudad portuaria, hay muchos hombres que tienen trabajos informales en el puerto y vienen a nuestro refugio nocturno para dormir (algunos trabajan en otros trabajos informales). Normalmente aquí no reciben comidas, sólo un desayuno antes de salir del refugio por la mañana, pero la situación se está volviendo muy difícil para ellos ya que no están consiguiendo ningún trabajo por lo que no pueden proveer sus propios alimentos durante esta cuarentena y emergencia. El Ejército de Salvación proveerá 80 comidas, los siete días de la semana a 80 hombres (no sólo los que suelen dormir aquí, sino también otros que suelen trabajar en el puerto. Como nota, la mayoría de las personas de la calle de El Callao son hombres, porque llegaron a esta zona buscando este tipo de trabajo informal.