VOLVER AL FUTURO
Congreso Territorial Para Oficiales
12-15 de Agosto - Santa Cruz Bolivia

 

Seguros que Dios separó este tiempo bendecido para la vida de cada Oficial, para renovación espiritual, vocacional y ministerial y será memorable para todos los presentes y nuestro Territorio porque seguiremos viendo la gracia de Dios fluyendo a través de cada conexión mediante un ministerio de todos los oficiales.

 

La presencia de 218 oficiales activos y 24 oficiales jubilados, de Chile, Perú, Bolivia, Ecuador, de lo más austral y de la mitad del mundo, del oriente a la costa del pacífico, todos como uno solo acepta la convocatoria para tener un verdadero encuentro de hombres y mujeres, culturas y lenguas para tener días maravillosos juntos y en la presencia de Dios.

 

Para comenzar cada día, el "Desayuno con Dios" nos abre la puerta para pensar en nuestra vida y en la práctica diaria de cómo estamos comenzando a nuestro trabajo en cada uno de nuestros nombramientos y comunidad a la que pertenecemos. Los temas: “Desarrollo natural de mi Iglesia” Mateo 12:33, “Desarrollando el liderazgo en otros a través de caminar juntos” 1 Tesalonicenses 1: 5-7, “Desarrollando mi liderazgo” Hechos 5: 6-10

 

Disfrutamos de tres seminarios significativos e importantes para fortalecer el conocimiento y crecimiento del trabajo de cada Oficial. Acertadamente estuvieron con nosotros los siguientes invitados, el Mayor Maruilson Souza para ser el expositor del seminario “Desarrollo Natural de la Iglesia”, el Pastor Amilcar Matosian seminario “Liderazgo y Trabajo en Equipo” el Capitán Julio Da silva seminario “Coaching”. Este plan respondió a la nueva proyección Territorial de la visión de Educación Continua.

 

Durante todo el tiempo los oficiales tuvieron el tiempo para compartir sus experiencias, disfrutar de un tiempo libre, alegrarse juntos, conversar en la mesa en el camino y a la vez hacer más amistades. Las reuniones de cada noche estuvieron diseñadas para adorar, dar testimonio, para cantar y oír mensajes inspirados por Dios. La primera noche fue para REMEMORAR NUESTRO PASADO en la que los oficiales jubilados fueron reconocidos y recordamos a nuestros anteriores líderes y recibimos el desafío mediante video, también a los que nos antecedieron los que sembraron en circunstancias diferentes a las de hoy, a los que no dudaron en permanecer en la lucha hasta el final, por ellos vemos hoy los frutos.

 

La segunda noche fue para CELEBRAR NUESTRO PRESENTE con el ingreso de la Bandera Territorial portada por el Comisionado Torben Eliasen, las banderas de los cuatro países ingresadas por oficiales abanderados de cada División. Vivimos momentos muy especiales al oír orar en los idiomas que nuestro Territorio Predica (Castellano, Aymara, Quichua, Quechua) oraciones pastorales llenos de convicción y fe. Los oficiales jóvenes dieron testimonio de como en el presente están desarrollando su oficialato. Los ministerios entre las mujeres dieron testimonio de cómo están enfrentando cada desafío especialmente para lograr una mujer más y por ende una familia más conoció a Cristo.

 

“Innovando Nuestro Futuro” el programa nos ha permitido transportarnos a vivir entre los años 2030-2050 todo el programa nos encaminaba a reflexionar el cómo enfrentaremos en el futuro el desarrollo de nuestra misión y ¿Será que la misión del Ejército de Salvación cambiará?. El Oficial del futuro no cambiará, la bandera no cambiará, la misión no cambiará, el sonido del bombo seguirá en las calles dando testimonio que en Cristo hay salvación, el rojo, amarillo y azul no cambiará. Oportunamente recibimos el desafío del General Brian Peddle en la que claramente nos pidió renovar y fortalecer nuestra vocación, ser aquellos que alcanzan a los que son maltratados, esclavizados, perdidos.

 

Al final del último mensaje el que desafío a todos a volver y tomarnos de la plenitud de Cristo, un renovador nuestro llamado, había muchos de rodillas clamando, otros en sus sillas, luego las cuatro divisiones se agruparon y cantamos la canción Aleluya “Necesitan de ti y de mi ”para después hacer la siguiente oración: Oh Dios, te ruego me bendigas y me des visión para alcanzar un territorio más grande, que tu mano este conmigo, ayúdame y líbrame de todo mal y sufrir. Y Dios me concederá lo que le pedí. 1 Crónicas 4:10.